Concentración de técnicos superiores sanitarios a las puertas del Complejo Asistencial de Ávila.

Solicitan la creación de una Comisión Interministerial que debata y resuelva la situación de la falta de reconocimiento automático de las cualificaciones de los Técnicos Superiores Sanitarios en el Espacio Europeo de Educación Superior

Tras la primera de las movilizaciones el pasado 8 de febrero, los técnicos superiores sanitarios han vuelto a concentrarse nuevamente a las puertas de sus centros sanitarios para seguir con el calendario de protestas que, posteriormente continuará con una concentración en las puertas del Ministerio de Sanidad e inmediaciones del Congreso de los Diputados el 4 de marzo, para concluir el sábado 5 de marzo con una manifestación en Madrid con recorrido desde el Ministerio de Educación hasta el Ministerio de Sanidad.

Las Comisiones Unitarias de Técnicos Superiores Sanitarios (TSS) han convocado a todos los profesionales del país de estos colectivos a movilizarse reivindicando la creación de un «marco de diálogo institucional transparente» que atienda sus demandas. Argumentan que España es el único caso de segregación de los títulos académicos provocando devaluación profesional con respecto a los homólogos europeos e impidiendo el reconocimiento automático de sus cualificaciones. A su vez proponen una enmienda en el Senado a la nueva Ley de Formación Profesional solicitando la suspensión transitoria en su aplicación en atención al carácter de profesiones sanitarias reguladas.

Por ello, solicitan la creación de una Comisión Interministerial, formada por los responsables de los Ministerios de Sanidad, Educación y Universidades, que debata y resuelva la situación de la falta de reconocimiento automático de las cualificaciones de los Técnicos Superiores Sanitarios en el Espacio Europeo de Educación Superior y que posibilite un nivel de desarrollo profesional compatible con el de sus homólogos europeos como ocurre con el resto de profesiones sanitarias de formación superior.

En este sentido argumentan que la realidad es que el Ministerio de Sanidad, responsable consciente de la situación de este colectivo profesional, «no aborda la cuestión y no aporta ninguna solución. El Partido Socialista en 2018, cuando gobernaba el Partido Popular, presentó una Proposición no de Ley en el Congreso de los Diputados, aprobada por unanimidad, que instaba al Ministerio de Sanidad de Dolors Monserrat a solucionar esta misma situación», aseguran.

A su vez matizan que el Gobierno actual «no solo reniega ahora de aquella propuesta, tan bien publicitada y rentabilizada en su momento por los promotores, sino que incluso renuncia a explorar la posición de los Ministerios de Educación y Universidades«. «El Gobierno es incapaz de hablar con el Gobierno». De ahí que esta propuesta de enmienda pretenda poner el foco en esta clamorosa carencia. Prueba de esta situación es que, ante el silencio del Ministerio de Sanidad, el Ministerio de Educación tramita esta Ley de Formación Profesional obviando la condición de profesiones sanitarias reguladas y aplicando el rodillo de un sistema general que no satisface las necesidades de estas profesiones y sigue perjudicando la calidad de la formación», inciden.

Este primer paquete de medidas aprobado por la Comisión Unitaria de Organizaciones TSS está encaminado, por ahora, a la creación de espacios de diálogo transparentes que encaucen la situación. Por lo que avisan que de no encontrar permeabilidad en las administraciones «no se descartan nuevas convocatorias con un perfil más incisivo».