Piden que se adapten sus titulaciones al Espacio Europeo de Educación Superior y pasen a ser universitarios en beneficio del paciente y del colectivo.

concentraciones Tecnicos superiores

Imagen de la concentración este martes en Huesca.
Pablo Segura

Los técnicos superiores sanitarios (TSS) han iniciado este martes una nueva tanda de movilizaciones por todo el país para demandar que España adapte por fin sus estudios a lo estipulado en el Espacio Europeo de Educación Superior. A mediodía ha habido concentraciones de unos minutos en los centros de trabajo y las protestas continuarán el 23 de febrero en centros de toda España y, ya en Madrid, el 4 y 5 de marzo.

En Aragón hay alrededor de 800 TSS en la plantilla orgánica del Salud y del Banco de Sangre, pero la cifra real «es mucho más elevada» si se incluye el personal eventual temporal, ha explicado Beatriz Moya, secretaria autonómica del Sindicato Estatal de Técnicos Superiores Sanitarios (SIETeSS), una de las organizaciones que secundan las movilizaciones convocadas por las comisiones unitarias de TSS. A estos mínimo 800 técnicos superiores hay que añadir otros 300-400 TSS que se estima que trabajan en el sector privado de la comunidad.

La demanda, que se lleva reclamando desde hace «muchos años», es que las titulaciones de Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico, de Anatomía Patológica y Citodiagnóstico, de Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear, y de Radioterapia y Dosimetría, se actualicen a grado universitario y dejen de ser titulaciones de FP Superior, como ya ocurre en el resto de Europa debido al Espacio Europeo de Educación Superior y «en prácticamente todo el mundo», ha indicado Moya.

Esta exclusión repercute tanto en el servicio que prestan como en el desarrollo de sus carreras. «Tenemos las mismas funciones y competencias que el resto de nuestros homólogos europeos pero la formación lectiva es menor. Si evolucionáramos a grado universitario, mejoraría y repercutiría en la calidad y asistencia a los pacientes«, ha declarado la representante aragonesa de SIETeSS.

En lo estrictamente laboral, la no adecuación de los estudios impide que los TSS se puedan mover con facilidad por el resto del continente, contrariamente a lo que pueden hacer sus homólogos del resto de Europa. «Podemos trabajar en otros países (europeos), pero con condicionantes», ha detallado Moya.

Esta nueva tanda de movilizaciones coincide con el plazo para presentar enmiendas en el Senado a la nueva Ley de FP, que les vuelve a dejar fuera de la homologación con los estudios universitarios. El colectivo reclama que se suspenda transitoriamente la nueva norma y que se incluya una disposición transitoria para que, a través de una comisión interministerial, Sanidad, Educación y Universidad materialicen por fin dicha actualización.